Hubo un día que no tuve miedo

El perfume del aire comprimía
la fuerza contenida durante años,
llevaba conmigo una sombra densa
que retenía mis palabras.
Mi memoria ausente, abusaba del aburrimiento.

En el bosque,
de un piano brotaron notas de valentía.
Las hojas verdes tocaban
y concedían osadía a la imprudencia.

Poco a poco,
las llagas del sufrimiento
dejaron de destilar temor.
Se disolvieron las nubes,
la luz cambió.
El negro se hizo blanco
y el gris amarillo.

Establecí desde mi soledad,
un nuevo camino.
Visité la isla de las palabras,
huí de la montaña de la inconsciencia,
recorrí la tierra de los sentimientos.

Me quedé en el bosque donde había un piano.

Hubo un día en el que no tuve miedo.

Acerca de ritasanmartin

Para mí la poesía es encriptar un pensamiento, un sentimiento, una vida… y que sea comprendido al instante por cualquier corazón, y que las palabras del poema vayan entretejidas de la manera más bella. A veces lo consigo.
Esta entrada fue publicada en Paisajes del alma y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s